Cultura para la recuperación. Acciones Estratégicas para el fortalecimiento del ecosistema cultural valenciano, orientadas hacia la transformación social, económica y territorial desde la cultura

Abstract

El ejercicio de la política supone estar permanentemente alerta para atender las necesidades de la compleja estructura social actual. En un mundo dominado por la ansiedad de la inmediatez, los impactos que recibe el conjunto de la ciudadanía son constantes y se trasladan a una velocidad vertiginosa. Si queremos responder a los retos a que se enfrentan los diferentes sectores y colectivos profesionales, los políticos tenemos que saber acompasar nuestras acciones con los desafíos más inmediatos, pero sobre todo nos hay que ir contracorriente y pensar a largo plazo, en aquello estructural y de fondo. Precisamente esto es el que hemos estado haciendo con la elaboración de este documento que tienes en las manos: parar para reflexionar con profundidad, escuchar los sectores y analizar las debilidades y fortalezas de nuestras acciones de gobierno, analizar experiencias innovadoras internacionales y actuar en consecuencia, proponiendo el que para nosotros son las bases de una transformación más que necesaria del sector cultural valenciano.

A mi parecer, no es posible determinar las actuaciones en política cultural sin analizar algunas claves de la cultura contemporánea. En este sentido, la consideración de los públicos potenciales de la cultura se ha convertido en un tema de análisis esencial. La cultura que buena parte de la sociedad e instituciones actuales estamos construyendo está basada en un modelo mucho más horizontal, donde predomina una tendencia hacia aquello participativo y procesal. El público, diverso y plural, ha ganado protagonismo en la práctica cultural y ha pasado de ser solo un consumidor a expresarse y participar. Es por eso que hemos hecho de la inclusión y del equilibrio territorial principios irrenunciables en el ámbito institucional.

El otro elemento sustancial en esta ecuación es lo de los agentes culturales y creativos, los cuales forman parte de un complejo sistema de producción sometido a la omnipresencia digital. Es fundamental reescribir los campos de la producción cultural vive y propiciar nuevos espacios de expresión y nuevas capacidades para los diferentes colectivos profesionales de la cultura. Somos conscientes que los agentes culturales son el mayor capital creativo de que disponemos y el presente Pla los dedica una atención prioritaria.
Público y creadores son los dos pilares en que se sustenta este plan estratégico, el cual mujer continuidad al anterior Fes Cultura y propone una transformación social, económica y territorial desde la cultura. La actual Cultura para la recuperación parte también, inevitablemente, del contexto que ha provocado la irrupción de la Covid-19. La pandemia ha hecho visible las debilidades del ecosistema cultural valenciano, a la vez ha hecho emerger dinámicas muy constructivas de colaboración entre los profesionales y la administración y ha puesto de manifiesto (ahora sí más allá de los círculos habituales) la importancia de la cultura como un bien esencial para nuestra salud y nuestro bienestar.
El marco estratégico del Pla se basa en tres ejes: salud y bienestar, inclusión y recuperación económica. Por otro lado, contempla tres líneas de actuación con ocho acciones de impulso concretas. La primera intenta optimizar el uso de los recursos disponibles por parte de la Consellería, racionalizar y ampliar los recursos que se destinan a la acción cultural e introducir elementos de inno-vació. En este apartado destacaría la revisión del Circuito Cultural Valenciano para convertirlo en un laboratorio de experimentación y difusión así como la redacción de un ambicioso programa de creación y ampliación de públicos de la cultura. La segunda línea se orienta a potenciar la profesionalización de los agentes culturales y creativos valencianos con medidas como la revisión del modelo de ayudas, la asistencia a la internacionalización y un plan de formación que permita la actualización de conocimientos y el aprendizaje
de nuevas estrategias. Finalmente, el tercer grupo de acciones quiere ampliar la red de apoyo al desarrollo cultural y supondrá nuevas oportunidades laborales para todo el entorno de la cultura.

Quiero remarcar finalmente que Cultura para la recuperación lo hemos concebido en cierto modo como un plan de choque que desarrollaremos a lo largo de poco más de dos años (2021-2023). Ha sido redactado por un equipo de expertos en la materia, profundos conocedores de la realidad valenciana e incansables analistas de las diferentes manifestaciones culturales contemporáneas. El diálogo con ellos ha sido constando para modular objetivos, marcar prioridades y para hacerlos llegar las propuestas que numerosos representantes del mundo de la cultura han hecho públicas. Estas propuestas han formado parte de nuestro debate político, por eso quiero aprovechar estas líneas para trasladar mi agradecimiento a las asociaciones profesionales que se han dedicado.

Cómo veis, os planteamos aquí un documento vivo, dinámico, pero a la vez ambicioso y concreto, para alcanzar una transformación estructural de que basura, como lo hagamos y quien hacemos la cultura en nuestro país. Todo para contribuir a relanzar la cultura de la mano del sector y con la fuerza y la ambición que emana de un pueblo valenciano que quiere vivir la cultura como una forma de ser y de estar, que nos libero y nos haga más felices, más críticos, más libres y más justos que nunca. VICENT MARZÁ. CONSEJERO DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTE

Ramón Marrades Paloma Medina Pau Rausell Chema Segovia Informe Data de publicació 2021 Pages 104 City Valenca Institution Generalitat Valenciana. Conselleria d'Educació, Cultura i Esport