Impacto económico del Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias González Martí

Abstract

En los últimos años, los museos han despertado un gran interés difícil de imaginar unas pocas décadas atrás, no solamente por ser transmisores de conocimientos legados del pasado en favor de las generaciones actuales y futuras, sino también por el impacto que genera sobre el territorio donde se ubica. El museo moderno se muestra como una institución renovada, muy dinámica y en constante crecimiento, perfectamente capaz de competir no ya con otras alternativas culturales, sino con otras formas de ocio; constituye un input fundamental para crear alternativas turísticas contribuyendo a la generación de un desarrollo local con una nueva variante que denominamos “turismo cultural”. Toda esta remodelación conceptual actualizada del museo no viene a romper de ninguna manera la vieja idea que emanaba del primer párrafo del preámbulo de la Ley 16/1985, de 25 de junio, del Patrimonio Histórico Español, por la definición que se desprende del mismo, sino a completarla y revitalizarla. Un museo desde la perspectiva económica puede entenderse como una factoría que transforma, como cualquier otra, un conjunto de inputs a través de una serie de procesos de transformación en otro conjunto diverso de outputs. A partir de esta concepción del museo como transformador de recursos en productos y servicios, los gestores se ven obligados a organizar los procesos con el fin de establecer la mejor estrategia de prestación de servicios, y gestionar sus recursos optimizándolos para cumplir con los objetivos de la institución. Esta función de la organización plantea la necesidad de materializar la estrategia en un plan director, así como en un conjunto de indicadores que permitan su monitorización.

Pau Rausell Köster Francisco Marco Serrano Julio Montagut Marqués Journal Article Fecha de publicación 2012 Journal Museos.es: Revista de la Subdirección General de Museos Estatales Volume 2011-2012 Issue 7-8 Pages 232-253